Cómo decorar tu oficina en casa

No sabes cómo decorar tu oficina en casa? Si eres una persona creativa, tu espacio de trabajo (o de estudio) debería reflejarlo. Todos queremos decorar nuestra casa para que encaje con nuestra personalidad, aunque hay muchas veces que la inspiración nos abandona y no terminamos de darle el toque perfecto a las distintas habitaciones. Por eso, hoy te traemos distintas oficinas con detalles que puedes copiar para la decoración de tu oficina en casa.

Decora tu oficina con plantas

Aunque nos quedaríamos con todas las oficinas que te vamos a enseñar, de cada una de estas imágenes hay algunos detalles que nos llaman más la atención que otros. De esta primera copiaríamos sin dudarlo las plantas que rodean el escritorio. Si no se te dan bien las plantas, coloca cactus o plantas crasas que requieren menos cuidados, aunque como están a la vista te será fácil acordarte de regarlas.

Luz natural

Tu espacio de trabajo necesita tener buena visibilidad, así que es muy buena idea colocarlo cerca de una ventana. Puede que con la luz frente al ordenador te deslumbre y no trabajes de manera cómoda. Si puedes situarlo de forma que la ventana quede a la izquierda lograrás la iluminación natural perfecta. Tenlo también en cuenta a la hora de colocar lámparas de mesa para no crear sombras indeseadas.

Aumenta tu espacio de almacenaje

Cuando trabajamos con muchos materiales distintos siempre nos falta espacio de almacenaje, pero si las típicas estanterías no te gustan para tu casa, copia esta técnica. Apila cajas de distintos tamaños y píntalas de diferentes colores o forra el fondo con papel pintado para crear un lugar de almacenamiento a medida. Para asegurarte de que no se van a desmoronar sobre tu cabeza, cuando las tengas en la posición definitiva puedes pegarlas entre ellas con adhesivo de doble cara. Después ánclalas a la pared como si fueran un solo mueble.

Delimita tu oficina en casa con pintura

¿No tienes una habitación propia para tu escritorio ni armarios vacíos en casa? Eso no tiene que frenarte para dedicar un espacio a tu trabajo. Delimita la zona dedicada al escritorio con una franja de pintura de color distinto para copiar esta pequeña oficina.

Utiliza piezas que te gusten

Vas a pasar muchas horas al día trabajando (más de las que nos gustarían), por lo deberíamos sentirnos cómodos en nuestro espacio de trabajo. Una silla cómoda, muebles bonitos y piezas seleccionadas te ayudarán a pasar mejor el tiempo que estés sentado en tu oficina.

Esconde lo que no quieras mostrar

Cuando compartes el espacio donde vives con el de trabajo, es muy buena idea esconder lo que no queramos tener a la vista. ¿Te apetece seguir viendo la impresora y los archivadores una vez ha terminado tu jornada de trabajo? Los armarios y cajones te serán muy útiles para tenerlo todo recogido. Cuando lo necesites, solo tienes que abrir el armario sacar estrictamente lo que te haga falta en ese momento.

Tags: