Los ojos, claves para la productividad

La salud visual est√° √≠ntimamente relacionada con la salud financiera de las empresas. Especialmente de aquellas que tienen m√°s m√°s empleados. Eso es, al menos, lo que se desprende del √ļltimo estudio publicado por la revista¬†Ophthalmology, en el que se deja claro que el deterioro visual y la ceguera como consecuencia de una miop√≠a no corregida tuvo un impacto econ√≥mico en la econom√≠a mundial de casi 250.000 d√≥lares en p√©rdida de productividad.

Un lastre de producción que se hace especialmente evidente en Asia, donde se dan la mayoría de casos de pérdida de productividad vinculada la pérdida de visión, suponiendo una merma de nada más y nada menos que de 150.000 millones anuales, tal y como concluye el estudio firmado por el Vision Impact Institute y el Brien Holden Vision Institute.

Una realidad de la que empiezan a ser poco a poco m√°s conscientes los empleadores, a menudo obcecados por medir hasta el √ļltimo indicador de productividad a trav√©s de complejos sistemas inform√°ticos, sin prestarle la m√≠nima atenci√≥n a la salud visual de sus empleados en busca de corregir una miop√≠a que, salv√°ndose, puede alterar sustancialmente la tasa de productividad de los empleados.

Tal y como revela el estudio «la miop√≠a siempre ha sido una real amenaza para la salud p√ļblica, pero prevemos niveles cr√≠ticos. Es un problema de salud p√ļblica y se proyecta que afectar√° al 50¬†% de la poblaci√≥n mundial en 2050». As√≠ lo asegura Kovin¬†Naidoo, vicepresidente senior de Negocios Inclusivos, Filantrop√≠a e Impacto Social de 2.5 NVG, Essilor, y autor principal de un informe en el que tambi√©n se recoge que «nuestra investigaci√≥n demuestra que este problema tiene consecuencias econ√≥micas. La buena noticia es que el problema se puede corregir con una soluci√≥n que ya existe».

La salud y su influencia en la productividad

En el apartado de conclusiones, se apunta que con una √ļnica inversi√≥n de 20.000 millones a realizar en cinco a√Īos valdr√≠a para incorporar los servicios de detecci√≥n y correcci√≥n visual de todos aquellos empleados que la necesiten, lo que a la larga, no cabe duda, supondr√≠a un enorme ahorro en t√©rminos de p√©rdida de la productividad.

Seg√ļn los autores de la investigaci√≥n «aunque esta investigaci√≥n destaca la conexi√≥n entre la miop√≠a y la productividad, las consecuencias son de amplio alcance», subray√≥ Kristan Gross, director ejecutivo mundial del Vision Impact Institute, concluyendo que «la vista tambi√©n afecta la educaci√≥n, el desarrollo infantil y la seguridad vial. Y para los pa√≠ses, varios Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, como el n√ļmero 1 (Fin de la pobreza), el n√ļmero 4 (Educaci√≥n de calidad), el n√ļmero 8 (Trabajo decente y crecimiento econ√≥mico) y el n√ļmero 10 (Reducci√≥n de las desigualdades), no se podr√°n lograr sin una buena vista».

Dicho de otra forma, con una inversi√≥n doce veces y medio menos de lo que se pierde en un a√Īo se podr√≠a conseguir paliar una p√©rdida que no se puede corregir de ninguna otra forma que interviniendo en los problemas de visi√≥n de los empleados. Visto as√≠ parece que no tardaremos mucho en ver c√≥mo las grandes empresas instalan o acuerdan con empresas externas la implantaci√≥n de protocolos detecci√≥n y correcci√≥n de miop√≠a en sus empleados.