La transformación digital de las pequeñas y medianas empresas

En plena era de internet la transformación digital de las empresas se antoja tremendamente indispensable. Una transformación que, a pesar de lo que algunos pequeños y empresarios creen, también les toca a ellos y de manera directísima.

Y es que, partiendo de que el 95% de las empresas españolas tiene menos de 10 empleados, la transformación digital de las Pymes es capital para el desarrollo del tejido empresarial español y el conjunto de su economía. De ahí que la integración de la tecnología en estas empresas deba convertirse en un asunto prioritario en busca de una mejora de la competitividad en un sistema cada de competencia global.

Sobre este asunto, un reciente informe de Deloitte ponía de manifiesto que solo una de cada cuatro empresas de pequeño y mediano tamaño cuenta con una estrategia clara de transformación digital. Un dato de lo más preocupante que aún es más alarmante cuando conocemos que más de la mitad de la nueva generación de empresarios reconoce abiertamente contar con escasos conocimientos sorbe cómo para llevarla a cabo.

Es por eso que los expertos están poniendo el acento en la necesidad de empezar a corregir esta realidad a partir de la formación de los empleados y directivos de estas, tanto en campos como marketing digital, como analítica, big data, comercio electrónico o blockchain, entre otros asuntos.

Ni que hablar de capítulos tan imprescindibles para ellos como lo es el networking, muy especialmente en las empresas pequeñas y familiares. Y es que ampliar la red de contactos con colegas tanto del mismo como de otros sectores para crear nuevas alianzas y compartir experiencias se antoja básico para mejorar en los quehaceres diarios como pequeño y mediano empresario.

La transformación digital de las Pymes en España

Según el ‘Informe Bankia Índicex’: La digitalización de las pymes en España’ en el que han participado más de 7.000 Pymes la mayoría de estas están empezando un proceso de integración digital en mayor o menor grado. Sabedores de que resulta inevitable ir acercándose a un futuro cada vez más digital los recursos destinados a mejorar su rendimiento digital están aumentando, aunque todavía en cifras muy mejorables.

En concreto, la nota global en materia de digitalización obtenida por las pymes patrias mejoraba en una décima en el pasado curso hasta colocarse en un 5,1 y a la espera de que al cierre de 2018 se continúe por la senda del crecimiento en conocimiento e inversión digital.

Según este trabajo, el tejido empresarial español se va haciendo la idea de la necesidad de contar con servicios tales como el de atención al cliente a través de distintos canales online, la automatización de procesos productivos, la analítica y el big data para mejorar las estrategias comerciales y la introducción de sistemas destinados a mejorar la productividad.

Si bien se han notado mejoras sustanciales en tareas tales como el posicionamiento web o la analítica en el último curso, la adaptación de su versión digital a los terminales móviles, la puesta en valor de la acciones comerciales en la red, el trabajo en las redes sociales son las tareas pendientes de las Pymes españolas.