Cómo mejorar la productividad de los empleados

Una de las grandes preguntas que se hacen todos los empresarios una vez el proyecto empresarial que gestionan está consolidado es qué tipo de mejoras podrían introducirse con el fin de mejorar los ratios de productividad de sus empleados.

En busca de este objetivo se necesita inversión, tiempo, constancia y, sobre todo, un plan de actuación claro en el que se detallen aquellos puntos en los que se puede mejorar para exprimir al máximo la capacidad de todos y cada uno de los trabajadores de una empresa.

Además, como es evidente, esta no será posible si no contamos con la decidida ayuda de quienes forman parte del proyecto, por lo que resulta de lo más beneficios, durante la fase de implementación de cada punto, escuchar cómo las modificaciones se van haciendo efectivas en la plantilla.

Sea como fuere, vamos, pues, a ver qué puntos se antojan claves a la hora de incrementar la productividad de los trabajadores.

Cómo mejorar la productividad de nuestros trabajadores

Transformación digital

Quedarse al margen de la revolución tecnológica que estamos viviendo es construir la tumba de una empresa. Hoy en día no solo vale con tener una página web o estar presente en las principales redes sociales, sino que se deben aprovechar al máximo todas las ventajas que ofrece el marketing digital en un mundo globalizado y en el que tanto la competencia como el público al que nos dirigimos es global.

Todos estos cambios deben ser también asumidos por una plantilla que debe estar al tanto de lo último en el sector ya que su rápida adaptación a los cambios tecnológicos es imprescindible para que toda la inversión realizada en las mejoras tecnológicas no acabe convirtiéndose en un gasto. El objetivo es que esta sea lo más rentable posible.

Innovación eterna

A más innovación, mayor productividad. Así lo dicen los estudios al respecto. Dicho de otra manera, no subirse al tren de la innovación apostando por modernizar equipos, adaptarse a los cambios de mercado y a las exigencias de los consumidores es cavar la tumba de la empresa.

Contar con maquinaria y equipos precisos, eficientes y rápidos para conseguir aumentar la productividad y reducir los tiempos es ya toda una obligación de cualquier empresa que quiera mejorar su productividad.

Motivación de la plantilla

Como decíamos al principio, ningún cambio asumido puede llegar a acabar de ser útil del todo sino somos capaces de involucrar a la plantilla en los mismos. Motivarles con incentivos salariales, promociones laborales en busca de la mejora de resultados suele dar sus frutos. La implicación de estos debe ser total para que los índices de productividad sean lo más altos posibles.

Gestión documental

Tener constancia de lo sucedido en el pasado en nuestra empresa y todo el sector, saber leer todos estos datos, cotejarlos con los actuales y usarlos debidamente nos permitirán mejorar la productividad empresarial tanto en el terreno directivo como a los empleados rasos. De ahí que invertir en un buen programa de gestión de datos para su uso a distintos niveles proporciona multitud de beneficios.

Formación constante

La productividad de la empresa está igualmente ligada a la formación de todo su equipo. Estos deben poseer todos los conocimientos necesarios para sacar el máximo jugo a su responsabilidad. Eso implica invertir en formación a muy distintos niveles. Descuidar este punto nos coloca en una posición de clara inferioridad respecto a los líderes del sector.