Claves para mejorar la productividad de las pymes

Según datos oficiales en España existen actualmente prácticamente 3 millones de pequeñas y medianas empresas. Dicho de otra manera, estas representan el 99 por ciento del total del tejido empresarial.

De ahí que, al hablar de mejorar la productividad, nada más interesante que poner el foco en cómo incrementarla desde una pyme, teniendo en cuenta todo lo que han venido publicando los expertos en este campo. Allá vamos.

Cómo mejorar la productividad de una pyme

1- Ser honesto a la hora de expresarnos

Decir que no suele estar muy mal visto en el mundo empresarial, a pesar de que, a menudo, ser asertivo reste una gran capacidad productiva al aceptar tareas que no podemos desarrollar como un compañero. De ahí que se antoje capital ser honesto con nosotros mismos y saber qué podemos hacer mejor que nadie y qué pueden hacer mejor que nosotros desde la honestidad más profunda.

2- Delegar tareas menores

Como es evidente, no todo se puede delegar en una pyme. Partiendo del hecho de que todo debe contar con nuestras supervisión, delegaremos siempre que podamos tareas simples para tomar aquellas más difíciles y complejas, salvo que contemos con un colega más capacitado. En cualquier caso, todas deberán ser revisadas por el mandamás.

3- Mejorar la comunicación con uno mismo

Antes de poner en marcha ningún proyecto tenemos que tener la mente clara y los objetivos marcados. Asimismo también debemos ser capaces de organizarnos, comunicarnos y realizar tareas que exigen de una dedicación y comunicación con uno mismo en las que nadie podrá ayudarnos.

4- Destinar momentos específicos para atender las interrupciones

Nadie puede estar concentrado y conectado al 100 por cien durante todo el día. Dado que llegarán los momentos de interrupciones mentales, lo ideal es aprender a gestionarlas para reducir su impacto. Si bien es normal que compañeros requieran nuestra ayuda, podemos establecer puntos de «ayuda» y comunicación en los parones de almuerzo, desayuno, o durante los trayectos.

5- Hacer las tareas que más cuestan en primero

Nada mejor que ponerse con las tareas más costosas y necesarias a primera hora, cuando todavía estamos frescos y tenemos ganas de solventar problemas que requieren meter mano cuanto antes. Posponer los problemas solo puede enrocar el día más y más afectando directamente a nuestra capacidad productiva.

6- No perder el tiempo en internet

Hoy en día es complicado no mezclar conversaciones personales con profesionales cuando todas están en el Whatsapp o no hacer lo propio en las redes sociales cuando estamos vertiendo información en ellas. Sin embargo, es necesario minimizar estos pasatiempos. Para ello es ideal no tocar el teléfono personal contando con uno de empresa y tratar de ‘capar’ el acceso a las redes sociales en los dispositivos de trabajo.

7- Definir objetivos y tiempos de las reuniones

Uno de los capítulos que más cuesta hacer ver a los nuevos empresarios es el que tiene ver con la necesidad de realizar reuniones con duraciones determinadas y con puntos cerrados. En busca de no perder un tiempo necesario en este capítulo es importante definir los objetivos antes de iniciar una reunión, así como el tiempo que se va a dedicar a cada punto.