5 Cosas habituales en las empresas que reducen la productividad

¿Usas mucho el correo electrónico en tu empresa? ¿Crees que las reuniones son imprescindibles en todos los casos? ¿Piensas que la formación externa es mejor que la interna? Si tu respuesta es afirmativa en todos los casos deberías saber que hay todo un mundo ahí fuera que puede mejorar la productividad eliminando cosas típicas de las empresas. 

Sigue estos consejos que te ayudarán a eliminar esas largas cadenas de correos electrónicos, horas perdidas y gasto en formación externa que, en la práctica, pueden hacer más mal que bien.

Menos correos, más productividad

Según un estudio de Bain&Company, los ejecutivos de medianas empresas pueden llegar a recibir una media de unos 30.000 mensajes de correo electrónico externos a la empresa cada año. Ni correos internos o listas de trabajo, sólo emails externos. Es imposible que no se produzca una pérdida de información ante tantísimos datos recibidos. Y ni siquiera se están contando ejecutivos de multinacionales o grandes empresas.

Lo que, desde Efectivus queremos recomendarte es crear un manual de buenas prácticas para este y otros muchos temas de la compañía. Ahí podéis explicar muchos asuntos así como priorizar qué tema es sensible de ir en un correo y cuál no. 

Otros canales de comunicación como intranet, foros de trabajadores o hablar de algunos temas en persona e incluso organizar reuniones* con estos asuntos como puntos del día son algunas opciones para reducir sustancialmente los correos electrónicos.

Dos minutos de rigor

Existe una teoría, especialmente recomendada por Alberto Iglesias Fraga, que dice que si respondes inmediatamente todos los correos en los que tardes dos minutos o menos en hacerlo y recolocas los demás en sus carpetas o etiquetas correspondientes conseguirás que no se pierda información.

Por otro lado, dedicar unos dos minutos (probablemente algo más) a limpiar la bandeja de correos recibidos al acabar la jornada también conseguirás tener una bandeja mucho más productiva.

*¿Y si no hubiera reuniones?

Cualquier persona que haya trabajado en una oficina puede comprobar que las reuniones, tanto físicas como virtuales (mediante Hangouts, Skype,…) una vez que han sobrepasado una duración (aproximada) de una media hora más dejan de ser productivas.

Las comidas de trabajo se han reducido desde hace unos años en muchas empresas, logrando aumentar la productividad ya que ni eran buenas para hablar de trabajo… ni para comer. Sin embargo, si no queda otra solución que hacer una reunión, está comprobado que el mejor método es hacerlas de manera virtual, para que los empleados no pierdan tiempo, los comerciales visitas o los directivos temas de agenda.

Las reuniones informales son mejores en las empresas
Las reuniones informales son mejores en las empresas

La informalidad es productiva

Puede que, para los fanáticos de la jerarquía o la formalidad en las empresas, esto resulte un sinsentido, pero las reuniones informales resultan mucho más cómodas y distendidas para los trabajadores y son ellos, al fin y al cabo, quienes realizan la mayor parte del trabajo.

Modelos innovadores que, como apunta Iglesias Fraga, resultan más productivos y mejoran la imagen de los directivos de cara a los trabajadores de todo tipo de empresas. Vamos, el Happy wife happy life de toda la vida adaptado al terreno laboral.

Sé un ejemplo a seguir

Fomentar que los profesionales más especializados en un tema contribuyan diariamente a la formación del resto de compañeros y subordinados en las empresas es una de las mejores ideas tanto para el control de tus empleados desde el punto de vista laboral como para mejorar los servicios que ofrezcáis.

Pero, si lo que de verdad quieres es mejorar la productividad de tu empresa, nuestro mayor consejo es que empieces a utilizar la mejor herramienta para control del horario laboral o fichaje online entre otras muchas posibilidades que conseguirán mejorar la productividad de tu empresa, aunque sigas teniendo 30.000 correos electrónicos al año.