Cómo establecer tus tarifas como freelance

¿Eres freelance y no sabes bien cómo establecer tus tarifas? Siguiendo estos pasos conseguirás hacerlo de manera más adecuada. Y es que un fallo de cálculo en este aspecto puede acabar costándote caro así que tenlo en cuenta. Uno de los errores más graves y que más se repite entre los freelancers, en especial entre los más jóvenes, es subestimar su experiencia, así que toma nota.

Un buen modo de establecer tus tarifas freelance es hacerlo en función de las tarifas que hay en el mercado. Mira las tarifas promedio de tu industria y si vas a empezar hazlo con el precio medio del mercado en función de tu experiencia. Ten en cuenta que al establecer tu tarifa de esta forma siempre te quedará la duda de saber si podrías haber facturado algo más pero la experiencia te irá dando esta información.

En función de tus necesidades. Este es otro modo de lograr fijar tus tarifas de freelance. Piensa en tus gastos fijos, etc y a partir de ahí, busca clientes. Así fijarás tu tarifa según lo que tú necesitas ganar para poder tener el lifestyle que quieres.

En este sentido tendrás que estudiar los gastos que conllevaría desarrollar este trabajo. Si necesitas unos 2.000 euros al mes, tendrás que dividirlos entre el número de horas que deseas hacer a la semana o al mes y poner esa tarifa a tu trabajo. En este planteamiento no están incluidos los impuestos que tendrías que pagar, pero ten en cuenta pensar en ellos porque serán un buen pellizco.

Otros factores a tener en cuenta serían los siguientes. Y es que si estás empezando en tu actividad como freelance, lo mejor es que comiences con una tarifa un poco más baja que la del mercado. Así conseguirás atraer clientes aunque todavía no tengas un nombre.

No obstante, poner tarifas bajas está bien pero hay que tener cuidado con no pasarse o acabarás dañando al mercado ya que estás devaluando los precios. Además, un precio muy reducido se percibirá como un síntoma de mala calidad. Ten en cuenta que si posicionas tu marca como “barata” lo que supondrá que luego te costará mucho subir los precios.

Cuando ya empieces a trabajar, con cada nuevo proyecto aumenta tu tarifa entre un 5% y un 10%. Con esta dinámica llegarás a un punto en el que ya puedas pagar tus facturas y tengas un margen de ahorro que te permita ganarte la vida con cierta holgura.

Y recuerda que poco a poco debes intentar vender tus servicios por internet, convirtiéndote en un profesional codiciado y para ello tienes que posicionarte como un experto en tu sector. Tienes que ganarte el reconocimiento y respeto del mercado para que verdaderamente paguen por ti.

Recuerda que tu mejor carta de presentación será tu trabajo impecable y que tus propios cliente vayan creando una red de referencias en torno a ti, gracias al boca a boca que hará que puedas conseguir otros clientes más rápidamente de lo que crees. Así de sencillo y fácil.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *