Cómo optimizar la productividad y atraer empleados con talento

Una de las grandes preguntas que muchos empresarios suelen hacerse al hacer repaso de los ejercicios es cómo pueden hacer para mejorar sus datos de productividad y conseguir atraer talento hacia su proyecto, sin que estos suponga un enorme desembolso.

Una pregunta que no es nada sencilla de responder y que la compañía TOM2 a través de Telematics a tratado de solventar a través de un estudio que ha puesto de manifiesto que gran parte de la mayoría de proyectos empresariales españoles adoptan tecnología disruptiva en busca de incrementar su productividad y de conseguir reclutar, motivar y retener a sus trabajadores, pero a su vez son reacios a implentarla como consecuencia del elevado coste que esta tiene y de la falta de información sobre ella.

Según se desprende de este informe en el que han participado casi 1.500 directivos de empresas de toda Europa en busca de conocer su verdadera actitud hacia las nuevas tecnologías, en el caso español, el 95% de las empresas patrias creen que la tecnología es clave en este objetivo. En cuanto a los factores de motivación que más les afectan a la hora de incorporar una nueva tecnología, aquella que más influye es la productividad con casi un 35%, seguida de la atención al cliente con un 25% y del aumento de ventas y la reducción de costes con un 10 y un 8, respectivamente.

No obstante, tres de cada cuatro empresas está convencida de que hay una carencia palpable de información clave para aquellos que estén pensando en introducir los nuevos sistemas. En números, uno de cada tres encuestados sitúa a la falta de información por parte de los proveedores como culpable a la hora de no acabar de decirse por implementar definitivamente y decididamente una nueva tecnología encaminada a mejorar su negocio.

El coste, la mayor barrera para adoptar nuevas tecnologías en la empresa española

En cuanto a los problemas a la hora de implementar los nuevos sistemas tecnológicos destinadas a mejorar sus su producción, más de la mitad asegura que el principal es el elevado coste de estos. Una cifra mucho mayor que la que dan por respuesta los empresarios de otros territorios cercanos como Reino Unido, donde el coste apenas tiene influencia en la decisión final. Además de la inversión económica, los empresarios patrios también aluden a la falta de experiencia en un 3% y a la imposibilidad de encontrar un proveedor que se ajuste a las necesidades del proyecto en casi un 30%.

Con esto y con todo, los empresarios españoles se sitúan entre los más optimistas, ya que casi nueve de cada diez empresas se consideran a sí mismas como ‘earlyadopter’ de sistemas tecnológicos. De estos, casi el 50% asegura usar sistemas más avanzados en su hogar que en el trabajo.

En lo que se refiere a elegir proveedores, el soporte técnico con casi un 50% y que las soluciones aportadas se puedan implementar en el futuro sin quedarse obsoletas en un 45% son los dos apuntes clave, seguidos de la reputación del vendedor y la facilidad de uso de estos sistemas, por debajo del 40% en ambos casos.