Las jornadas de trabajo diario en cada empresa y oficina son algo rutinario: entrar, ponerse a trabajar, tomar un café, más trabajo, un par de llamadas, acabar la