No hay forma de trabajar con diligencia sin pautas ni orden. Es por eso que cada vez más empresas han dejado de ser laxas en asuntos tan importantes