Herramientas para mejorar y aumentar la productividad laboral de los empleados

Cómo mejorar la productividad laboral de los empleados

aplicacion para controlar empleados

El control y seguimiento de los trabajadores es fácil con Efectivus.

Mejorar la productividad laboral se ha convertido en una de las grandes prioridades de todo proyecto empresarial en busca del éxito. A diferencia de lo que venía sucediendo en el pasado, cuando las empresas centraban sus esfuerzos básicamente en mantener sus niveles de rendimiento ahora se busca sacar el máximo rendimiento a cada hora trabajada.

Un objetivo que lleva a los empresarios a buscar a aquellos trabajadores más preparados para producir el máximo durante un determinado periodo de tiempo, lo que a menudo implica recurrir a determinadas técnicas de motivación como las que vamos a repasar a continuación.

pruebalo-2

Herramientas para mejorar la productividad laboral

Rutinas laborales: No hay mejor manera de mejorar los rendimientos durante el desarrollo de una actividad laboral que a través una correcta organización interna que se traduzca en la implementación de determinadas rutinas de trabajo. Todo empleado debe conocer a la perfección cuál es su labor haciendo uso de todas las herramientas a su alcance y de las que la empresa dispone.

Organización de tareas: Todo puesto de trabajo lleva aparejadas determinadas tareas que se deben cumplir. Cuando todas ellas se organizan, se priorizan y se marca el camino para ejecutarlas los plazos, salvo la aparición de imprevistos a los que debemos saber responder, acaban reduciéndose.

Correcta comunicación: Que la información viaje en todas las direcciones entre todos los departamentos que deben entenderse para llevar a cabo un proyecto es imprescindible. Solo así se puede mejorar la productividad. El silencio o el ruido conseguirán el efecto contrario.

Resolución de problemas: La mejor manera de contar con empleados preparados para su cometido es no dejar de formarlos nunca. Una de estas formaciones tiene que estar encaminada a superar los problemas de manera rápida tras evaluarlos y tomar las decisiones pertinentes.

Buenos equipos de trabajo: Por muy bueno que sea un empleado si los bienes de equipo no están a la altura será imposible que estos ejecuten su cometido correctamente. De ahí que la inversión en material sea prioritaria para cualquier empresa que desee mejorar sus resultados.

Bridge building: La jerarquía es necesaria hasta cierto punto. En otros se convierte en un impedimento más en detrimento de la productividad. Es por eso que cada vez más empresas construyen estructuras horizontales que eliminan trabas, reducen tiempos y agilizan la comunicación y el desarrollo de un proyecto en tiempo y forma.

Tensión creativa: Más allá de todo lo que tiene que ver con la construcción del mejor el entorno laboral posible es también imprescindible adoptar una actitud empática y flexible que permita a los trabajadores desarrollarse en varios campos relacionados con su puesto. Generar una tensión creativa en un grupo de trabajo solo puede acabar dando buenos frutos.

Flexibilidad horaria: Otras de las novedades que cada vez están incorporando más proyectos tiene que ver con la racionalización de horarios. Está comprobado que confiar en la autogestión de los horarios de los empelados se traduce en una mejora de la productividad. De ahí que cada vez más firmas apuesten por las jornadas por objetivos.

Recompensas por objetivos: No hay mejor aliciente ni mejor forma de aumentar la moral de la plantilla que recompensar a los trabajadores por el trabajo bien hecho. A la larga esto siempre acaba repercutiendo en una mejora ostensible de la productividad.

Escucha activa: Por último, pero no menos importante, es imprescindible que la empresa escuche las sugerencias e ideas de sus empleados, las reconozca y las agradezca. Estos necesitan hacer escuchar sus objetivos profesionales, así como todas aquellas ideas relacionadas con cómo mejorar su departamento o la empresa. El resultado de escuchar solo puede ser positivo.
pruebalo-2
Empresarios llevando el control de horario de sus trabajadores

Liderar los procesos de mejora de productividad

Si la experiencia nos ha enseñado algo es que nada de lo comentado anteriormente puede funcionar si una empresa no cuenta con un líder preparado dispuesto a poner todo de su parte para mejorar la productividad de su plantilla. Y es que el papel del líder, más que de jefe, es capital para que se produzcan mejoras en la productividad de cualquier empresa. Estos son algunos de los aspectos más importantes en los que tiene que profundizar todo timonel:

Comunicación: Como hemos comentado antes esta es la base de todo en cualquier organización. El líder debe ser capaz de estar disponible siempre para sus trabajadores, mantener una actitud proactiva para escucharlos y, en caso de conflicto, tomar decisiones que no afecten a la productividad de sus empleados.

Objetivos: Es esencial que todos los trabajadores estén al día de las metas que nos hemos marcado como empresa para que los empleados se involucren al máximo en el proceso de éxito de la misma. Sin una implicación total de todo el equipo remando en la misma dirección será muy difícil conseguir el éxito y esto también es parte de la labor de un líder.

Delegar: Ningún líder puede ni debe acaparar más allá de lo que puede hacer. Es por eso que es tan importante saber delegar. Igual que es necesario saber cuándo se tienen que ceder responsabilidades también lo es conocer en quién ponerlas, dado que de esta decisión dependerá que el cometido delegado se lleve a cabo correctamente.
pruebalo-2

Cómo encarar el proceso de cambio en busca de una mejora de la productividad

Una vez ya sabemos qué es aquello que debe realizar tanto la empresa como el equipo de trabajo en busca de una mejora es obligatorio implicarse en cómo se lleva a cabo todo este proceso. Tarea en la que, una vez más, deberemos poner todos nuestros sentidos.

A la hora de implementar todos los cambios necesarios encaminados a mejorar nuestros niveles de productividad no podemos perder el tiempo, por lo que es necesario hacerse con todo aquello que necesitamos para mejorar tanto técnicamente como también a nivel humano. En este último capítulo es importante hacer llegar, y si es por escrito mejor, las pautas a seguir y la forma de trabajo que todos los empleados deberán acometer.

El segundo paso sería el de revisar periódicamente cómo se está llevando a cabo ese proceso de cambio tomando cartas en el asunto si alguno de estos está dando problemas o no se está llevando a cabo correctamente. Es en este proceso de revisión cuando es recomendable contar con programas como Efectivus que te permitan tener bajo control tanto los horarios como la productividad de los trabajadores. Esto lo completaremos con reuniones continuas para conocer de primera mano cómo está llevando este proceso la plantilla e informar de cualquier novedad al respecto.

Por último, dado que es muy probable que puedan llegar a producirse problemas, es imprescindible contar con un plan de crisis que no se lleve por delante lo conseguido hasta la fecha y que evite que cualquier suceso inesperado tenga consecuencias directas sobre la productividad. Ya que es imposible controlar los imprevistos deberemos centrar nuestros esfuerzos en minimizar sus efectos estando preparados para distintos escenarios.

Si somos capaces de liderar todos los procesos destinados a mejorar la productividad, tomar las decisiones oportunas en busca de esa mejora, involucrar a nuestros trabajadores en la necesidad de establecer unas pautas y revisar que todo se va cumpliendo en tiempo y forma, así como ser capaces de anticiparnos a los imprevistos que todo cambio puede traer consigo, las posibilidades de que mejore exponencialmente la productividad de nuestra empresa serán más que reales.
pruebalo-2

admin-efectivusHerramientas para mejorar y aumentar la productividad laboral de los empleados
Valoración:0
 
          
0 valoraciones