Una compañía mal estructurada puede ser sinónimo de precariedad y decadencia, organizar una gran empresa requiere no sólo de conocimientos sino de disciplina y estudios previos, es imprescindible