¿En qué momento dejamos de tratar nuestro trabajo como, exactamente eso, un trabajo y se convierte en una obsesión? La perfección, aunque muchas personas piensen que existe