España se encuentra entre los países sin un plan específico para abordar la depresión en el entorno laboral, y no parece que vaya a existir en un tiempo.Pero